Estudiantes de John Jay’s CUNY Service Corps Se Ofrecen Como Voluntarios En Viaje De Alivio A Puerto Rico

Estudiantes de John Jay’s CUNY Service Corps Se Ofrecen Como Voluntarios En Viaje De Alivio A Puerto Rico

Estudiantes de John Jay’s CUNY Service Corps Se Ofrecen Como Voluntarios En Viaje De Alivio A Puerto Rico

Dedicado a hacer una diferencia en el mundo, este pasado Junio, los estudiantes de John Jay’s CUNY Service Corps, participaron en un viaje de alivio en Puerto Rico. Después de la destrucción del Huracán María el año pasado, los residentes de la isla todavía están luchando por reconstruir sus hogares. “Me di cuenta de la devastación que el huracán María dejo en la isla a través de los medios”, dijo Aaron Fortin, un estudiante graduado de segundo año que se especializa en Manejo de Emergencias. “Independientemente de cualquier barrera cultural, es nuestra responsabilidad hacer una diferencia en la vida de las personas".  Al reparar los hogares, los estudiantes esperaban traer un sentido de unidad, compasión, y apoyo a la isla, todo mientras se conectaban con la comunidad. Para obtener más información sobre su experiencia transformadora en Puerto Rico, hablamos con los voluntarios.

“Estaban emocionados de interactuar con nosotros y dirían ‘¡Por fin! Tengo más gente con quien yo puedo hablar’, ‘finally I have more people to talk to’”.— Aaron Fortin, un voluntario estudiantil de John Jay.

Aaron Fortin
Estudiante Graduado De Segundo Año Especializándose en Manejo de Emergencias

Aaron Fortin con otra voluntaria
Aaron Fortin con otra voluntaria

 

Aaron con voluntarios en la casa
Aaron con voluntarios en la casa

Como hablante de español fluido, Aaron Fortin descubrió que era fácil comunicarse con todos en la comunidad y estaba encantado de ayudar en todos los esfuerzos de ayuda. “Cada propietario se conectó con uno excepcionalmente bien”, dijo Fortin. “Estaban emocionados de interactuar con nosotros y dirían ‘¡Por fin! Tengo más gente con quien yo puedo hablar’, ‘finally I have more people to talk to’”. Utilizando sus habilidades para hablar español, Fortin ayudó a mejorar la comunicación entre propietarios y personas que no hablan español, formando un vínculo más fuerte entre todos. Un miembro de la comunidad en particular tocó un acorde especial en el corazón de Fortin. “Aunque no vi a esta dueña de casa mucho, cuando lo hacía, ella se acercaba a mí con una sonrisa y un beso”, dijo Fortin. “Ella iba a su patio, recogía los tomates y nos los daría. Ella nos dio todo lo que pudo como muestra de agradecimiento”.

“Si hay alguna oportunidad de ir a ayudar, vaya a ayudar. No debemos esperar que alguien nos diga que demos dar una mano amiga”. —Alexis Augustine, una voluntario estudiantil de John Jay

Alexis Augustine
Especialización Senior en Derecho y Sociedad

Alexis Augustine, ayudando a arreglar el techo de una casa
Alexis Augustine, ayudando a arreglar el techo de una casa

Antes de ir a Puerto Rico, Alexis Augustine estaba preocupada sobre el barrera del idioma potencial, ya que ella no habla español.  Pero después de llegar en San Juan, e interactuar con la gente, su preocupación desapareció. “Muchos de los estudiantes que estaban en el viaje vinieron de diversos orígenes”, dijo Augustine. “Y mucha gente en San Juan entendía inglés, pero sin importar en que idioma hablaba la gente de la comunidad, todos eran increíblemente acogedores”.  Al abrazar por completo la experiencia, Augustine descubrió que los propietarios eran cálidos y serviciales en todos los sentidos. “Estaba trabajando en techos de hormigón cuando conocí a un hombre increíble llamado Filiberto”, dijo Augustine. “Filiberto siempre estaba en el techo trabajando, pero el salía de inmediato para buscar una herramienta cuando uno lo necesitaba. Después de mucho trabajo, la gente de la comunidad nos hacía almuerzo, mostrando tanto su aprecio como su amabilidad”. Agradecía por su experiencia y la gente que conoció, Augustine ofrece este consejo a sus compañeros. “Si hay alguna oportunidad de ir a ayudar, vaya a ayudar. No debemos esperar que alguien nos diga que demos dar una mano amiga”.

“Como ciudadano global, si una persona está necesitada, es nuestro deber responder a la llamada”. —Jeremy Brown, un voluntario estudiantil de John Jay.

Jeremy Brown,
Especialización Senior En Justicia Criminal Internacional

Un árbol caído del huracán, pintado con la bandera puertorriqueña
Un árbol caído del huracán, pintado con la bandera puertorriqueña

Aunque Jeremy Brown no es de Puerto Rico, el viaje se sintió personal para él. Como un afro-latino del Sur del Bronx, la cultura de la isla está arraigada en él. “He vivido en el Sur del Bronx toda mi vida”, dijo Brown. “Los raíces de la cultura Borinquén me ha criado”. Con su conexión personal, Brown entendió profundamente la importancia de soportar a la gente de Puerto Rico cuando mas ellos lo necesitaban. “Los numerosos huracanes y tormentas tropicales han afectado profundamente a muchas partes de Puerto Rico, por lo que es una lucha para reconstruir la tierra”, dijo Brown. “Interactuar con los lugareños fue crucial. Solo tener una conversación básica con los lugareños recorre un largo camino”. Después de su experiencia en la isla, Brown entendió el valor y la necesidad de ser voluntario en un nivel más profundo. “Como ciudadano global, si una persona está necesitada, es nuestro deber responder a la llamada”.